¡A por ellos, Nightingales!

Una noche oscura. Un cuarto lleno de enfermos, se escucha el sonido de las toses y el ambiente está inundado por el hedor de una mezcla de orines y otras sustancias orgánicas. Una mujer, acompañada por un farolillo ilumina de forma tenue la estancia mientras avanza entre cama y cama. Esa luz, esa mujer, marcaránSigue leyendo “¡A por ellos, Nightingales!”